Por: María Victoria Ortiz Mujica

Los valores humanos han sido fundamentales para mi vida. Durante la cuarentena obligatoria me han servido para evitar sentirme agobiada, estresada o incluso depresiva. El valor de la paz ha sido primordial para mí y lo he llevado a la practica a través de diferentes técnicas.

La respiración consciente, estiramientos e incluso meditar unos pocos minutos al día han sido de gran ayuda para mantener la calma y recordar esa paz interior que todos tenemos y que solo es cuestión de concertarnos para sentirla. De esta manera, al estar en paz con migo misma, puedo irradiar paz a quienes me rodean en mi casa, lo que mantiene una atmósfera tranquila y conlleva también a una convivencia armoniosa entre todos.

Esa atmósfera de paz me permite sentir el amor que nos rodea, otro valor humano que considero se ha manifestado en mi durante esta cuarentena. El amor lo he experimentado no sólo con mi familia, también con mis estudiantes, quiénes a pesar de la distancia, me hacen llegar su cariño ya sea a través de fotos, audios o cuando he llamado a sus padres para saber cómo está su situación.

Los niños se entusiasman por poder hablar conmigo, sea un llamada telefónica normal o una video llamada. En su voz se escucha el amor es su estado más puro, porque los niños y niñas expresa sus sentimientos con libertad, por lo cual el valor de la verdad también se ve claramente expresado allí.

CADA INTERACCIÓN ES UNA OPORTUNIDAD DE EXPERIMENTAR LOS VALORES HUMANOS

En la comunicación con los padres de familia se han expresados valores como la tolerancia y la comprensión, asociados al valor esencial de la no violencia. Cada familia vive una situación completamente distinta, siento que los conozco mucho más ahora y que he logrado generar un espacio que les da más confianza para cuando necesiten, hablen conmigo.

Esta cuarentena me ha servido para tomarme un tiempo y reflexionar sobre las acciones que realizaba cada día, las que dejaron enseñanzas valiosas para mi vida, y otras que espero pronto pueda volver a retomar, cuando todo pase.

Mi consejo, es que no permitan que las energías negativas de lo que ven en medios de comunicación, de personas que los rodean, o lo que se siente al salir a la calle, los arrastre a pensamientos negativos. Piensen en positivo, irradien la paz y el amor que ustedes mismos llevan dentro. Así la atmósfera a tu alrededor cambiara y las energías positivas se restauraran poco a poco en tu alrededor y nuestro planeta.

Un Comentario

  • Hildalid Lozano dice:

    Gracias por compartir tu experiencia. Sé que servira a muchas personas. Los valores humanos nacen con nosotros y florecen cuando los ponemos en práctica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Change Language To: Español English

Seleccionar Moneda
COP Peso colombiano
A %d blogueros les gusta esto:
Subir